7 dic. 2009

Libertad primera parte



Libertad
(Del lat. libertas, -ātis).
Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos
Solo quiero realizar algunas consideraciones sobre la libertad, sin partir del supuesto que conocemos su significado, parte del hecho de poder, que tenemos los hombres, o queremos tener, de realizar los actos solo limitados por nuestro propio criterio. Ya entonces empezamos a tener problemas. Por que al igual que la ciencia o tecnología, que en general, no es posible considerarlas buenas o malas per se, ya que así como pueden ser usada para el bien, también pueden ser encaminadas a los peores crimines, la libertad como principio positivo solo depende del criterio del ser humano que la ejerce, termina siendo determinada solo por la inteligencia o voluntad de todos los que pretendemos ejercerla, es de notar también puede ser ejercida de forma negativa
La primera connotación de libertad documentada data de los antiguos sumerios, que forman parte del origen de las primeras civilizaciones históricas de la humanidad, en castellano el termino viene de latín, y a partir de las revoluciones del siglo XVIII se asocia a la justicia y la igualdad, especialmente en el marco de la revolución francesa.

Podemos diferenciarla del libertinaje, en el sentido de la responsabilidad con que el individuo asume su libertad, pero en este momento tenemos nuevamente el sentido de ambigüedad de la libertad, el libertinaje se asume de forma subjetiva y este se forma en varios aspectos, tan complejos como la formación cultural o creencias religiosas. Como ejemplo tomaremos dos actividades consideradas controversiales, como consumir narcóticos o salir a trotar desnudo, ambos son tolerados tanto social como legalmente en unas sociedades y en otras no, podremos aventurarnos a decir que donde es permitido unos lo considerarían una sociedad que garantiza libertades individuales, pero otros lo considerarían libertinaje.
Por eso voy a presentar mi exposición de la libertad con base a sus restricciones.
Yo soy libre de hacer lo que yo quiera
La respuesta es No
La naturaleza me pone restricciones.
Yo puedo querer volar como las aves, pero mi estructura corporal me lo impide, por lo cual es un libertad vedada, de todas maneras alguno puede estar pensando que en todo caso soy libre de intentarlo…
El sentido común me impone restricciones, igual lo que mi sentido común me prohíbe no puede considerarse necesariamente perdida de libertad, Roger Patrón Luján autor de El Secreto de un Regalo Excepcional afirmaba que la libertad de un hombre radica en guiarse por la razón
Lastima que no todos los hombres son razonables.
Podemos limitar nuestros actos a las restricciones que nos pongan nuestros propios valores, pero la subjetividad de estos también llevara a la ambigüedad determinada por la diferente vara de medir que usemos
Hay valores universalmente aceptados, pero pueden ser conceptos tan amplios que nos llevarían al mismo problema anterior, la bondad por ejemplo, cuando tantos actos viles se han cometido tras buenas intenciones en la historia de la humanidad.
Las restricciones dadas por la ley, tal vez las que tengan menor equívoco, en teoría, por que nos somete al juicio del legislador, así como sus credos y represiones, nuevamente podemos tomar como ejemplo el consumo de narcóticos, soy libre de consumirlos si la ley me lo permite, si los prohíbe entonces no los consumiré, pero entonces es clara nuevamente la contradicción, la libertad o no esta determinada por la ubicación geográfica o incluso temporal, realmente puede considerarse una libertad reprimida en naciones donde se sanciona, independiente de la legislación que me dicta si tengo o no derecho?, si fuera tan fácil delegarlo en la legislación, no se sancionarían naciones por su restricción a la libertad de prensa o expresión, a pesar de estar reguladas en la normatividad, de todos modos creo que es un mal ejemplo, no creo que realmente, la persona que no consume alcaloides, no lo deja de hacer por lo ilegal, y el que lo consume lo hace independiente si esta prohibido por la ley o no,
Pero es realmente una libertad el derecho a consumir sustancias alucinógenas, en la privacidad de mi habitación?, el hecho de ser nocivas para mi organismo, puede quitarle su carácter de libertad?, y si así fuere, deberían restringirse los cigarrillos, el alcohol, y el hipercolesterloremico chicharrón de la bandeja paisa.
Consumir en la privacidad de mi habitación…, es una frase importante, por que el énfasis en la privacidad?
Por que implica no molestar a otros
Otra restricción
Nuestra libertada acaba donde empieza la del otro.
Este planteamiento es presentado por el fraile Jean-Baptiste Henri Lacordaire, político, orador y religioso francés que vivió durante la primera mitad del siglo XIX, su predica en ocasiones censurada por el vaticano englobaba conceptos revolucionarios sobre la libertad, el progreso, el salario y el capital, personas de todas las clases sociales y niveles culturales acudían a escucharlo en Nodre Dame.
La libertad es el derecho de hacer lo que no perjudique a los demás.
Puede parecer obvio de forma inicial, o peor aun puede parecer sencillo, pero el limite entre mi libertad y la del otro no es claro, tiene una zona gris difícil de delimitar de forma objetiva o real, mi limite de libertad este determinado hasta donde yo crea que corresponde, o el nivel de tolerancia del otro, y la tolerancia no es lo que caracteriza nuestra humanidad.
El nivel máximo con el que yo puedo escuchar música probablemente es mayor al nivel mínimo que alguien a mi lado esta dispuesto a tolerar, los limites varían de acuerdo a las diferentes personas y esto depende nuevamente de su personalidad cultura, educación y tal vez muchas variables mas.
“Debo enseñarme a mí mismo a desconfiar de ese peligroso sentimiento o convencimiento intuitivo de que yo soy quien tiene razón, debo vencerlo, por poderoso que este sea” Karl Popper
Cuando Kart Popper expuso su idea de tolerancia y responsabilidad intelectual plantea específicamente la dificultad del ser humano de identificar los factores subjetivos de sus planteamientos y la posibilidad que tal vez uno mismo puede aceptar que esta equivocado, en el contexto de la ciencia es mas fácil, pero en el momento del desarrollo social y cultural, así como la convivencia o el nivel de libertad al que tenemos derecho, este principio se hace cada vez mas difícil de precisar.
Pongamos por ejemplo nuestros gobernantes, plantean ideas políticas y económicas según su corriente, las defienden, tratan de sustentarlas, las llevan acabo, y en casos cercanos criminalizan al que los critican, pero en caso que la historia o la realidad los desmientan, ni siquiera en este caso es probable que un gobernante acepte su error, pida disculpas o trate de remediarlo.
Nos adueñamos de una idea política económica o religiosa, y sin ningún respaldo mas que el deseo o la seguridad que tenemos la razón, rechazamos la idea contraria, y en lo posible buscamos anularla.
Cual libertad?, por defender una idea se ataca a los contradictores, y se hace de diferentes formas, llegando a la violencia, o al rechazo de la convivencia mutua.
Si yo tengo razón, y no tengo duda al respecto, por que voy a permitir que surja una idea diferente errada, desde las purgas de diferentes facciones de la antigua roma, hasta los conflictos religiosos del medio oriente, o incluso la propia violencia de nuestro país, en sus diferentes etapas que aun se esta manifiestando, pasando por los campos de exterminio nazi, el rechazo de la libertad de expresión de la idea contraria ha sido anulada a lo largo de la historia por nuestra propia intolerancia,
Podemos criticar estos hechos históricos?, podemos hacerlo?, tenemos la conciencia tranquila?, cuando miramos nuestros pensamientos políticos, económicos o religiosos pensamos en algún momento la posibilidad que nuestros contradictores tengan razón?, Así mismo en los conflictos familiares, ya sea de pareja o con nuestros hijos planteamos nuestro punto y estamos dispuestos a discutir el contrario, esto es especialmente valido con los hijos, ellos nos han cedido su libertad por la seguridad que nosotros les brindamos, pero eso nos da el derecho de anular su opinión si es contraria a la nuestra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario