24 nov. 2009

ASTROLOGÍA 1

Crees en la astrología?
Haz leído el horóscopo en el periódico de hoy y acertó?
Crees que tu personalidad esta de acuerdo con tu signo?

La astrología no es una ciencia, es lo que llamamos una pseudociencia, mas adelante profundizaremos ese concepto, el concepto de ciencia, obviamente.

Tengo un amigo que es físico, el cree en la astrología, el me dice que en su vida a notado como de forma consistente ha logrado comprobar la veracidad de esta, puedo discutir horas con el, y no puedo convencerlo, a pesar que nunca tiene suficientes argumentos para defenderla.

Lo curioso es que es físico.

Por que crees en algo que no puedes ser capaz de defender con buenos argumentos, personas inteligentes con formación académica realmente le dan valor a esta pseudociencia.

pero, por que?

No es por que tengan argumentos, no importa las pruebas que digan tener, por que esperar que una fuerza proveniente de los planetas, mas fuerte que la gravedad, pero no medible por medios físicos, pero capaz de demostrar sus efectos en la personalidad de las personas y su destino, hoy en día, sigue siendo indefendible.

Cuando digo mas fuerte que la gravedad, es por que supuestamente puede tener efectos sobre un niño en el momento que nace, así se encuentre en un cuarto cerrado, y esto marcara toda su vida...

Yo creo que el que cree en la astrología, lo cree por fe, pretender justificarla con argumentos puede llevarnos a una larga lista de falacias, pero no, la verdad, el que cree es por que quiere creer, así como yo decido creer en el dios cristiano, judío o musulmán (generalmente no lo decido, lo heredo), decido creer en la astrología, es un gusto personal, una satisfacción, una creencia en que el mundo es mas bello si existe realidad en la astrología, pero si ademas de ella creo en reencarnación, Tai chi, Ovnis, etc, no es solo gusto.

Creer en muchas cosas a través de la fe, solo me dice que estoy frente a una persona crédula, eso es peligroso, el que seamos crédulos nos hace pasto fácil para que nos engañen y nos roben.

-Es diferente - me dice alguien-, en la vida cotidiana, no soy así.

Pero, es eso posible?, si alguien me ofrece algo para vender, exijo factura, garantía, y si puedo lo pruebo antes de salir de la tienda,

Pero si trato de llenarme de razones en la vida cotidiana, por que no lo hago también para otras cosas como la astrología. Es esta una manera de prostituir la fe?

La verdad es que utilizar la fe para creer en la astrología me parece un flaco servicio a estas personas, la verdad es que excepto personas con alguna formación básica en astronomía (no los astrólogos, por que ellos tampoco lo saben), saben realmente cual es el evento astronómico que hace a los Tauros o a los Géminis pertenecer a este signo.
Y si alguien lo sabe, notara dentro de lo absurdo, que de ahí en adelante es muy difícil defender lo indefendible

Que tan crédulos somos nosotros?

1 comentario:

  1. no voy a hacer comentarios todavia sobre su articulo referente a la libertad; pero voy a decirle al autor del blog que sera muy dificil acabar con las falacías y el pensamiento màgico. Por que razón?Por que siendo las falacías afirmaciones erroneas con apariencia de verdad son utilizadas por muchas personas de todos los niveles y profesiones para engañar a otros y obtener ventajas o de cualquier tipo en sus relaciones con otras personas.En cuanto al pensamiento mágico es un aspecto normal de las etapas del desarrollo en los niños. Lo que pasa es que muchas veces llegamos a mayores e inclusive a viejos y todavía conservamos reminicencias de nuestra infancia.De manera tal que acabar con las falacías en esta época y sobre todo en los paises en desarrollo es un ideal que puede tener todavía un camino no se que tan largo para alcanzarlo.Se lo puede combatir utilizando las reglas que nos enseñan filosofos antiguos y modernos pero es dificil acabarlos a si no mas.En cuanto al pensamiento mágico creo que debemos permitirselo a los niños para que junto con la imaginación establezcan las bases para su creatividad.Y en cuanto a nosotros los mayores siento que de vez en cuando también podriamos dejarlo salir, para que un exceso de racionalidad no nos mpida gozar un poco con la idea de que todavía podemos alcanzar nuestros sueños. Escribe Pedro Picapiedra.

    ResponderEliminar