24 ago. 2011

SELECCION DE EVENTO O SESGO DE CONFIRMACION


  • Siempre que lavo el coche, llueve
  •  Esta camisa me trae mala suerte
  • De nuevo se cumple la ley de Murphy
  •  Como médico doy fe, de lo efectivo que es este remedio naturista
  • Tuve un sueño premonitorio, la muerte de mi tío fulanito

Tal vez este es uno de los errores de razonamiento mas frecuentes que cometemos, si somos concientes de su existencia y en que consiste, será mucho mas fácil evitarlo.

El principio es sencillo: en el momento en que yo prejuzgo y relaciono dos eventos, mi cerebro de forma inconciente solo registra o recuerda los elementos positivos ignorando  los negativos.


Un evento es un hecho que sucede en el espacio y el tiempo, cuando dos eventos coinciden en el tiempo, pueden o no estar relacionados, ya sea por azar, o algún tipo de causa / efecto, el pensamiento crítico es la mejor manera de saber si existe algún tipo de relación diferente del azar, ¿Como lo hacemos?, tomando un numero significativo de eventos, determinamos de forma estadística si su grado de coincidencia es mas frecuente de lo esperado.

Nuestro cerebro inconcientemente trata de hacerlo, pero falla en el momento de seleccionar los eventos que se supone conforman “un numero significativo”

Tenemos que ser claros, el hecho de cometer el error de la selección de eventos, no implica que la relación no exista, implica que realmente no se si existe, y estoy sacando una conclusión sesgada, por tanto errada a partir de hechos particulares.

Tomemos el primer ejemplo para entenderlo mejor:

- Siempre que lavo el coche, llueve

¿Como he llegado a esta conclusión?

Si después de lavar el coche, empieza a llover (positivo), y recuerdo que varias veces lo he llevado a lavar y también llovió (positivos), ademas no recuerdo los eventos en que lo he llevado a lavar y no llovió (negativo), y si en algún momento lo llevo a lavar y no llueve, mi cerebro no va a registrar el hecho “hoy lave el coche y no llovió” (negativo), solo registramos o recordamos los hechos positivo e ignoramos los negativos.
(recordamos cuando los eventos coinciden en el tiempo, pero no cuando no lo hacen).

Cuando llego a la conclusión “siempre que lavo el coche, llueve” debería saber que la única manera fiable de determinar si existe esta relación entre los dos eventos seria:

  • Conocer el numero de días que llueve al año
  • Registrar de forma sistemática el numero de veces que lavo el coche
  • Determinar se la relación de estos eventos se presenta mas de lo esperado por el azar


Si vivimos en una ciudad donde llueve 100 días al año, yo debería esperar que cerca de uno de cada tres veces que lo lleve a lavar, lloverá, si registro la “totalidad” de veces que lo lavo y dentro de estas el numero de veces que llovió, y encuentro que es mayor a lo esperado (1 de cada 3), entonces, y solo entonces, podría llegar a la conclusión que hay una relación entre ambos eventos.

Realmente no espero que alguien realice este ejercicio, lo que espero es que seamos concientes, que estamos obteniendo conclusiones de forma errada, y que conozcamos la manera correcta de relacionar dos eventos que coinciden en el tiempo.

Otro ejemplo.

Alguien tiene un sueño, en este sueño un tío fallece, o simplemente soñó con un funeral, poco tiempo después el tío fallece, podemos ver la supuesta relación y la conclusión casi inmediata "tuvo un sueño premonitorio".

¿Por qué descarto el azar?, Esa persona ha tenido cientos de sueños en su vida, es plausible que alguno de esos sueños coincidiera con un evento real, como la muerte de un familiar?, por supuesto, de nuevo el error es que selecciono un evento positivo y saco conclusiones erradas:

-       Tuve un sueño, el sueño se cumplió, fue un sueño premonitorio

Si tengo 30 años probablemente he tenido 30.000 sueños que podría recordar, si uno de ellos coincide con un evento, es mucho mas probable que haya sido producto del azar, por el contrario, si sueño con la muerte de un tío, y no pasa nada, probablemente terminare olvidando el sueño como uno de tantos, solo registro los eventos positivos.

La Ley de Murphy es otro ejemplo popular, a pesar del carácter cómico de la expresión, en el subconsciente colectivo mucha gente piensa que es verdad, seleccionan solo los eventos positivos, nadie afirma “esta vez la ley de Murphy fallo”, lo paradójico es que si alguien lo afirmara estaría de forma intrínseca confirmándola, ya que la ley implica que las cosas siempre fallan, en este caso incluiría el fallo de la misma ley.

El sesgo de confirmación se presenta de forma desafortunada en el gremio médico. La efectividad de un médicamento se determina en grandes estudios que permiten determinar el porcentaje de individuos que presenta mejoría, así como los que manifiestan efectos secundarios, gracias a ellos puedo saber por ejemplo que "El medicamento X, logra mejorar los síntomas dolorosos en el 70% de los pacientes a los que se les administró contra un 45% de pacientes que mejoraron al recibir placebo, y que dicho medicamento presenta un 5% de efectos secundarios".

Pero algunos médicos (de buena fe), encuentran que tratamientos basados en su experiencia personal, homeopatía, etc, seleccionan en su memoria inconcientemente los pacientes que presentan mejoría, confirman la efectividad del producto, aunque desconocen los estudios clínicos, o solo tienen en cuenta los que apoyan su propia hipótesis (sesgo de confirmación).

Nuestro cerebro siempre busca relacionar diferentes eventos cuando tienen algún tipo de coincidencia temporal, eso esta bien, forma parte de la supervivencia el hacerlo y es una forma clave de desarrollar hipótesis sobre el funcionamiento del mundo. Lo mas importantes es que también seamos capaces de descartar conclusiones sesgadas, que están erradas por estar soportadas en datos insuficientes o en errores ancestrales, como la selección de evento.

EL HECHO QUE CREAMOS QUE ALGO ES CIERTO NO SIGNIFICA QUE LO SEA


Ver otras FALACIAS 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada